1.cat.6 Guia de lectura de L’estrany cas del dr. Jekyll i el sr. Hyde

Hem parlat del context socioliterari en què va apàreixer el llibre, la rígida i conservadora època victoriana, hem parlat dels aspectes biogràfics de l’autor del llibre, Robert L. Stevenson, de la seva formació, de la seva família benestant, de la rigidesa moral de la seva mare, de la influència de la criada damunt ell, pel que fa a les històries imaginàries que li contava de petit, de la seva delicada salut i de la seva addicció al làudan i moltes coses més haureu de repasar a la introducció del llibre.

DESPRÉS DE LLEGIR EL LLIBRE

A) ACTIVITATS  ESCRITES (per fer en parella) a ordinador  per entregar el divendres, 16/11/12

1. Els personatges

1.1. Imaginau que sou policies i que estau investigant el cas de l’assassinat de Carew. Llegiu els diversos testimonis sobre l’aparença de Hyde que trobem en el llibre fins que es produeix el terrible incident. Podríeu, a partir d’aquí emplenar la fitxa policial de Hyde i fer-ne el retrat robot? Pobablement no. Les dades són insuficients:

Testimoni: R. Enfield

Text 1

-No és fàcil de descriure’l. és un home molt estrany: té un aire de desagradable, de malvat. És l’home més odiós que he vist mai, i encara no sé ben bé per què. De tenir algun tipus de deformació; fa la impresió que és del tot desfigurat, però no sabria dir ben bé d’on. Té un aspecte molt fora del comú, però no podria dir què té d’estrany. (p. 17)

Text 2

No semblava un home, era com un juggernaut malvat. (p. 12)

Testimoni: R.Enfield

Text 3

El senyor Hyde era pàl·lid i petit, produïa la impressió de deformitat, sense tenir

cap malformació concreta, i tenia un somriure desagradable. (p. 27)

Testimoni: Utterson

Tanmateix, ara que heu acabat de llegir la novel·la, podeu fer-vos-en una idea molt

més acurada. Empleneu, ara sí, la fitxa policial:

  Departament de policia (LONDRES)

Fitxa de sospitós:

Nom:

Delicte:

Adreça:

Descripció física:

Complexió:

Cara:

Indumentària i complements:

Caràcter:

Retrat robot (foto/dibuix):

2. Qui ens explica la història?  En una novel·la qui ens explica la història és la veu narrativa que no heu de confondre amb l’autor de l’obra (excepte en el cas de les autobiografies, en les quals l’autor narra les seves pròpies experiències en 1ª persona).Recordau que hi ha diversos tipus de narrador: en 3ª persona (omniscient o objectiu) i en 1ª (protagonista o testimoni).

Segons el punt de vista, la novel·la es pot dividir en quatre parts. Completa el quadre amb el narrador a cada un dels següents capítols:

Parts Capítol Veu narrativa
1 1. Història de la porta
2 2 .A la recerca del sr. Hyde
3. El dr. Jekyll estava tranquil.
4. L’assassinat de Carew
5. L’incident de la carta
6. L’extraordinari incident del dr. Lanyon
7. L’incident de la finestra
8. L’última nit
3 9. El relat del dr. Lanyon
4 10. La declaració de Henry Jekyll

2.1. En què canviaria la novel·la si el narrador fos Jekyll des del 1r capítol? ¿Per què l’autor        fa servir Utterson com a fil conductor per a narrar la història?

2.2. Tornau a escriure un fragment de 5-6 línies del capítol “El relat del dr. Lanyon”, usant el narrador en 3ª persona. Quin heu hagut d’usar: l’omniscient o objectiu?

3.  El gènere narratiu. En aquesta novel·la conflueixen elements de diversos subgèneres literaris: el gòtic, el de ciència-ficció, el policíac i l’epistolar (carta). Cerca informació de cada un d’aquests elements i a partir d’aquí, classifica els següents capítols i raona-ho: capítol de la finestra,  la descripció del barri on vivia Hyde, capítol en què Jekyll es pren la pòcima davant de Lanyon i la carta de H. Jekyll a Lanyon.

3.1. El gènere epistolar és un recurs utilitzat diverses vegades en la novel·la. De fet, és el recurs que R. L. Stevenson reserva per a desvetllar el misteri que amaga l’obra. Els personatges es comuniquen habitualment per carta:

a) Per què creieu que això és així?  Hi havia un altre mitjà l’any 1886?

b) Com es comunicarien els personatges en l’actualitat? De quina manera ho haguéssiu fet en el seu cas?

3.2.  Tot seguit, teniu una carta imaginària que podria haver escrit el sr. Utterson a Richard Enfield, al final del llibre, quan ja ha llegit tant el testimoni de Lanyon com el de Jekyll sobre els estranys fets que acaben amb la vida de tots dos.

3.3.Ordenau els fragments:

Fragment 1. Londres, gener de 1889

Fragment 2. Sabeu de sobres que us tinc en gran estima i que la nostra amistat és de gran importància per a mi i, per aquest motiu, he decidit posa-vos al corrent dels últims incidents. Us demanaria que guardésssiu el secret que coneixereu a continuació ja que, com veureu, la situació és molt greu i pot afectar el futur desenvolupament de la ciència i de la humanitat.

Fragment 3. Us deu estranyar molt la meva absència als vostres habituals passeigs setmanals, però aquestes últimes setmanes he estat testimoni de fets excepcionals i he necessitat temps per posar en ordre els meus pensaments.

Fragment 4. Amb afecte

fragment 5. Estimat Ricgchard enfield,

Fragment 6. Els fets a què em referesc són els següents: les cartes del Dr. Lanyon i el Dr. Jekyll guarden un terrible secret. tots dos reconeixen que el doctor Jekyll i el sr. Hyde guarden un terrible secret: són la mateixa persona…

F…         F….       F……     F……       F…….

3.4. Totes les cartes consten de diverses parts que donen la informació necessària i que, a més, estructuren el text. Són les següents: signatura, acomiadament, salutació, localització i data, i cos de la carta. Un cop ordenats els fragments anteriors, podríeu ara identificar-ne les parts.

4. la novel·la com a símbol. L’estrany cas … pot ser entès com un símbol de totes les amenaces a què s’enfrontava la societat britànica victoriana: marxisme, freudianisme i darwinisme.

4.1. Cerca informació sobre cada un d’aquests pensaments i associa’ls al personatge de Jekyll o Hyde.

4.2. Hi ha també elements de l’ambientació que poden associar-se a un i altre personatge. relacionau-los-els

Temps meteorològic: boira, vent i fred // temps serè

Temps horari: dia/nit

Habitatge: elegant/descuidat

5. La dogradicció. segons la definició de droga que trobam a

                                       http://www.psicojove.com/drogues-que-cal-saber/

el protagonista de la nostra novel·la acaba sent víctima de la droga que ell mateix inventa després d’investigar llargament  la poderosa poció que li permet convertir-se en el seu alter ego Hyde.

5.1. Provau d’establir una relació entre les diferents etapes de la drogoaddicció i el procés degeneratiu que pateix Jekyll i que ell mateix explica en l’últim capítol: etapa A (efecte parany), etapa B (dependència) i etapa C ( síndrome d’abstinència o mono).

6La ciència i la naturalesa humana. El doctor Jekyll decideix seguir endavant amb el seu experiment sobre la naturalesa humana malgrat ser conscient que la poderosa droga que li permetia la transformació el podia també portar a la mort, avui dia el debat sobre els límits de la ciència continua viu i, en moltes ocasions, no és fàcil posicionar-se a favor o en contra de segons quina mena d’experiments. Llegiu l’article a la web:

http://www.lamalla.net/societat/salut/article?id=182844

i donau la vostra opinió en unes 50 paraules.

6.1. Un dels temes principals de la novel·la és el reconeixement de l’existència d’una part conscient (pública) i una de subconscient (amagada). I una evidència del subconscient són els somnis. La novel·la que acabau de llegir està relacionada amb el món oníric almenys en tres sentits:

1) El sr. Utterson passa la nit capficat i patint malsons després de saber els detalls del relat d’Enfield.

2) L’autor, Stevenson, va tenir un somni que es va convertir en l’esborrany de’aquesta història.

3) A més, Sigmund Freud, el seu coetani, va ser el primer d’estudiar els somnis des d’una base científica.

Ara, vosaltres recordau un malson i el descriviu de manera breu:

  • On passa?
  • Qui hi surt?
  • Amb quin tema està relacionat?
  • Per què et va fer sentir angoixat?
  • Com acaba?
  • Com es podría interpretar?

7. Interpretació personal de la novel·la (podeu donar un o dos punts de vista)

B) ACTIVITAT AUDIOVISUAL (en Grups de 3-5 alumnes) per penjar al google docs entre el 19 i el 23 de novembre a les  24h.

Es tracta de fer un minicurmetratge o una micropeça de teatre , tot fent una adaptació audiovisual del text original amb tots els recursos teatrals a l’abast: escenografia, vestuari, música, il·luminació, etc Es pot donar una versió modernitzada, actual, del capítol, o bé podeu ser fidels a l’estètica victoriana. A gust de cada grup. Això, sí, se us demana ser el més originals possible. No us passeu la informació d’ idees d’un grup a l’altre per tal d’evitar el plagi.

Grup 1 (capítol 10):  Ariadna Balufo, Marta Serra, Maria Santos, Andrea Fernández i Sílvia Martín.

Grup 2( capítol 1 ):   Miquel Blanch, Ariadna Oliver, Marina Bárcenas, Alvaro Alemany i Carme Sampol.

Grup 3 ( capítols  2-3 ): Maria Melis, Marina Escarpa, Josep I. Pomar i  Joana Pomar.

Grup 4 (capítol 4-5 ): Vladis, Joan Vidal, Goran i Jhazmin Mármol.

Grup 5 ( capítols 8-9 ): Andreu Vidal, Clara Mulet, Elena Flaquer, Elena Vollmer, Toni Torner i Tomàs Golomb

Grup 6 (capítols 6 i 7): Sergio Moragues,  Júlia Mulet i Paula Socias.

Hi ha hagut algunes modificacions per tal de reajustar i equilibrar el guió al número de components de cada grup.  El grup 6 és de 6 persones per fer 2 capítols, per tant, us haureu de dividir 3+3 o 4+2. Em sap greu no hi veig una altra possibilitat.

Anuncis
Arxivat a català. Etiquetes: , , . Leave a Comment »

3.es.51 The hunger games

Arxivat a castellano. Etiquetes: . Leave a Comment »

2.es.31 Bécquer: El Monte de las ánimas

Además de las poesías reunidas en el libro Rimas, Bécquer escribió unas 20 narraciones publicadas con el título de Leyendas. Aquí tenéis una, El Monte de las ánimas, para que la leáis estos días. La comentaremos el lunes día 23 junto a las Rimas XI, XIII, XIV, XIX y XX

La noche de difuntos me despertó a no sé qué hora el doble de las campanas; su tañido monótono y eterno me trajo a las mientes esta tradición que oí hace poco en Soria.
Intenté dormir de nuevo; ¡imposible! Una vez aguijoneada, la imaginación es un caballo que se desboca y al que no sirve tirarle de la rienda. Por pasar el rato me decidí a escribirla, como en efecto lo hice.
Yo la oí en el mismo lugar en que acaeció, y la he escrito volviendo algunas veces la cabeza con miedo cuando sentía crujir los cristales de mi balcón, estremecidos por el aire frío de la noche.
Sea de ello lo que quiera, ahí va, como el caballo de copas.

I
-Atad los perros; haced la señal con las trompas para que se reúnan los cazadores, y demos la vuelta a la ciudad. La noche se acerca, es día de Todos los Santos y estamos en el Monte de las Ánimas.
-¡Tan pronto!
-A ser otro día, no dejara yo de concluir con ese rebaño de lobos que las nieves del Moncayo han arrojado de sus madrigueras; pero hoy es imposible. Dentro de poco sonará la oración en los Templarios, y las ánimas de los difuntos comenzarán a tañer su campana en la capilla del monte.
-¡En esa capilla ruinosa! ¡Bah! ¿Quieres asustarme?
-No, hermosa prima; tú ignoras cuanto sucede en este país, porque aún no hace un año que has venido a él desde muy lejos. Refrena tu yegua, yo también pondré la mía al paso, y mientras dure el camino te contaré esa historia.
Los pajes se reunieron en alegres y bulliciosos grupos; los condes de Borges y de Alcudiel montaron en sus magníficos caballos, y todos juntos siguieron a sus hijos Beatriz y Alonso, que precedían la comitiva a bastante distancia.
Mientras duraba el camino, Alonso narró en estos términos la prometida historia:
-Ese monte que hoy llaman de las Ánimas, pertenecía a los Templarios, cuyo convento ves allí, a la margen del río. Los Templarios eran guerreros y religiosos a la vez. Conquistada Soria a los árabes, el rey los hizo venir de lejanas tierras para defender la ciudad por la parte del puente, haciendo en ello notable agravio a sus nobles de Castilla; que así hubieran solos sabido defenderla como solos la conquistaron.
Entre los caballeros de la nueva y poderosa Orden y los hidalgos de la ciudad fermentó por algunos años, y estalló al fin, un odio profundo. Los primeros tenían acotado ese monte, donde reservaban caza abundante para satisfacer sus necesidades y contribuir a sus placeres; los segundos determinaron organizar una gran batida en el coto, a pesar de las severas prohibiciones de los clérigos con espuelas, como llamaban a sus enemigos.
Cundió la voz del reto, y nada fue parte a detener a los unos en su manía de cazar y a los otros en su empeño de estorbarlo. La proyectada expedición se llevó a cabo. No se acordaron de ella las fieras; antes la tendrían presente tantas madres como arrastraron sendos lutos por sus hijos. Aquello no fue una cacería, fue una batalla espantosa: el monte quedó sembrado de cadáveres, los lobos a quienes se quiso exterminar tuvieron un sangriento festín. Por último, intervino la autoridad del rey: el monte, maldita ocasión de tantas desgracias, se declaró abandonado, y la capilla de los religiosos, situada en el mismo monte y en cuyo atrio se enterraron juntos amigos y enemigos, comenzó a arruinarse.
Desde entonces dicen que cuando llega la noche de difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos, y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria le llamamos el Monte de las Ánimas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche.
La relación de Alonso concluyó justamente cuando los dos jóvenes llegaban al extremo del puente que da paso a la ciudad por aquel lado. Allí esperaron al resto de la comitiva, la cual, después de incorporárseles los dos jinetes, se perdió por entre las estrechas y oscuras calles de Soria.

II
Los servidores acababan de levantar los manteles; la alta chimenea gótica del palacio de los condes de Alcudiel despedía un vivo resplandor iluminando algunos grupos de damas y caballeros que alrededor de la lumbre conversaban familiarmente, y el viento azotaba los emplomados vidrios de las ojivas del salón.
Solas dos personas parecían ajenas a la conversación general: Beatriz y Alonso: Beatriz seguía con los ojos, absorta en un vago pensamiento, los caprichos de la llama. Alonso miraba el reflejo de la hoguera chispear en las azules pupilas de Beatriz.
Ambos guardaban hacía rato un profundo silencio.
Las dueñas referían, a propósito de la noche de difuntos, cuentos tenebrosos en que los espectros y los aparecidos representaban el principal papel; y las campanas de las iglesias de Soria doblaban a lo lejos con un tañido monótono y triste.
-Hermosa prima -exclamó al fin Alonso rompiendo el largo silencio en que se encontraban-; pronto vamos a separarnos tal vez para siempre; las áridas llanuras de Castilla, sus costumbres toscas y guerreras, sus hábitos sencillos y patriarcales sé que no te gustan; te he oído suspirar varias veces, acaso por algún galán de tu lejano señorío.
Beatriz hizo un gesto de fría indiferencia; todo un carácter de mujer se reveló en aquella desdeñosa contracción de sus delgados labios.
-Tal vez por la pompa de la corte francesa; donde hasta aquí has vivido -se apresuró a añadir el joven-. De un modo o de otro, presiento que no tardaré en perderte… Al separarnos, quisiera que llevases una memoria mía… ¿Te acuerdas cuando fuimos al templo a dar gracias a Dios por haberte devuelto la salud que viniste a buscar a esta tierra? El joyel que sujetaba la pluma de mi gorra cautivó tu atención. ¡Qué hermoso estaría sujetando un velo sobre tu oscura cabellera! Ya ha prendido el de una desposada; mi padre se lo regaló a la que me dio el ser, y ella lo llevó al altar… ¿Lo quieres?
-No sé en el tuyo -contestó la hermosa-, pero en mi país una prenda recibida compromete una voluntad. Sólo en un día de ceremonia debe aceptarse un presente de manos de un deudo… que aún puede ir a Roma sin volver con las manos vacías.
El acento helado con que Beatriz pronunció estas palabras turbó un momento al joven, que después de serenarse dijo con tristeza:
-Lo sé prima; pero hoy se celebran Todos los Santos, y el tuyo ante todos; hoy es día de ceremonias y presentes. ¿Quieres aceptar el mío?
Beatriz se mordió ligeramente los labios y extendió la mano para tomar la joya, sin añadir una palabra.
Los dos jóvenes volvieron a quedarse en silencio, y volviose a oír la cascada voz de las viejas que hablaban de brujas y de trasgos y el zumbido del aire que hacía crujir los vidrios de las ojivas, y el triste monótono doblar de las campanas.
Al cabo de algunos minutos, el interrumpido diálogo tornó a anudarse de este modo:
-Y antes de que concluya el día de Todos los Santos, en que así como el tuyo se celebra el mío, y puedes, sin atar tu voluntad, dejarme un recuerdo, ¿no lo harás? -dijo él clavando una mirada en la de su prima, que brilló como un relámpago, iluminada por un pensamiento diabólico.
-¿Por qué no? -exclamó ésta llevándose la mano al hombro derecho como para buscar alguna cosa entre las pliegues de su ancha manga de terciopelo bordado de oro… Después, con una infantil expresión de sentimiento, añadió:
-¿Te acuerdas de la banda azul que llevé hoy a la cacería, y que por no sé qué emblema de su color me dijiste que era la divisa de tu alma?
-Sí.
-Pues… ¡se ha perdido! Se ha perdido, y pensaba dejártela como un recuerdo.
-¡Se ha perdido!, ¿y dónde? -preguntó Alonso incorporándose de su asiento y con una indescriptible expresión de temor y esperanza.
-No sé…. en el monte acaso.
-¡En el Monte de las Ánimas -murmuró palideciendo y dejándose caer sobre el sitial-; en el Monte de las Ánimas!
Luego prosiguió con voz entrecortada y sorda:
-Tú lo sabes, porque lo habrás oído mil veces; en la ciudad, en toda Castilla, me llaman el rey de los cazadores. No habiendo aún podido probar mis fuerzas en los combates, como mis ascendentes, he llevado a esta diversión, imagen de la guerra, todos los bríos de mi juventud, todo el ardor, hereditario en mi raza. La alfombra que pisan tus pies son despojos de fieras que he muerto por mi mano. Yo conozco sus guaridas y sus costumbres; y he combatido con ellas de día y de noche, a pie y a caballo, solo y en batida, y nadie dirá que me ha visto huir del peligro en ninguna ocasión. Otra noche volaría por esa banda, y volaría gozoso como a una fiesta; y, sin embargo, esta noche… esta noche. ¿A qué ocultártelo?, tengo miedo. ¿Oyes? Las campanas doblan, la oración ha sonado en San Juan del Duero, las ánimas del monte comenzarán ahora a levantar sus amarillentos cráneos de entre las malezas que cubren sus fosas… ¡las ánimas!, cuya sola vista puede helar de horror la sangre del más valiente, tornar sus cabellos blancos o arrebatarle en el torbellino de su fantástica carrera como una hoja que arrastra el viento sin que se sepa adónde.
Mientras el joven hablaba, una sonrisa imperceptible se dibujó en los labios de Beatriz, que cuando hubo concluido exclamó con un tono indiferente y mientras atizaba el fuego del hogar, donde saltaba y crujía la leña, arrojando chispas de mil colores:
-¡Oh! Eso de ningún modo. ¡Qué locura! ¡Ir ahora al monte por semejante friolera! ¡Una noche tan oscura, noche de difuntos, y cuajado el camino de lobos!
Al decir esta última frase, la recargó de un modo tan especial, que Alonso no pudo menos de comprender toda su amarga ironía, movido como por un resorte se puso de pie, se pasó la mano por la frente, como para arrancarse el miedo que estaba en su cabeza y no en su corazón, y con voz firme exclamó, dirigiéndose a la hermosa, que estaba aún inclinada sobre el hogar entreteniéndose en revolver el fuego:
-Adiós Beatriz, adiós… Hasta pronto.
-¡Alonso! ¡Alonso! -dijo ésta, volviéndose con rapidez; pero cuando quiso o aparentó querer detenerle, el joven había desaparecido.
A los pocos minutos se oyó el rumor de un caballo que se alejaba al galope. La hermosa, con una radiante expresión de orgullo satisfecho que coloreó sus mejillas, prestó atento oído a aquel rumor que se debilitaba, que se perdía, que se desvaneció por último.
Las viejas, en tanto, continuaban en sus cuentos de ánimas aparecidas; el aire zumbaba en los vidrios del balcón y las campanas de la ciudad doblaban a lo lejos.

III
Había pasado una hora, dos, tres; la media noche estaba a punto de sonar, y Beatriz se retiró a su oratorio. Alonso no volvía, no volvía, cuando en menos de una hora pudiera haberlo hecho.
-¡Habrá tenido miedo! -exclamó la joven cerrando su libro de oraciones y encaminándose a su lecho, después de haber intentado inútilmente murmurar algunos de los rezos que la iglesia consagra en el día de difuntos a los que ya no existen.
Después de haber apagado la lámpara y cruzado las dobles cortinas de seda, se durmió; se durmió con un sueño inquieto, ligero, nervioso.
Las doce sonaron en el reloj del Postigo. Beatriz oyó entre sueños las vibraciones de la campana, lentas, sordas, tristísimas, y entreabrió los ojos. Creía haber oído a par de ellas pronunciar su nombre; pero lejos, muy lejos, y por una voz ahogada y doliente. El viento gemía en los vidrios de la ventana.
-Será el viento -dijo; y poniéndose la mano sobre el corazón, procuró tranquilizarse. Pero su corazón latía cada vez con más violencia. Las puertas de alerce del oratorio habían crujido sobre sus goznes, con un chirrido agudo prolongado y estridente.
Primero unas y luego las otras más cercanas, todas las puertas que daban paso a su habitación iban sonando por su orden, éstas con un ruido sordo y grave, aquéllas con un lamento largo y crispador. Después silencio, un silencio lleno de rumores extraños, el silencio de la media noche, con un murmullo monótono de agua distante; lejanos ladridos de perros, voces confusas, palabras ininteligibles; ecos de pasos que van y vienen, crujir de ropas que se arrastran, suspiros que se ahogan, respiraciones fatigosas que casi se sienten, estremecimientos involuntarios que anuncian la presencia de algo que no se ve y cuya aproximación se nota no obstante en la oscuridad.
Beatriz, inmóvil, temblorosa, adelantó la cabeza fuera de las cortinillas y escuchó un momento. Oía mil ruidos diversos; se pasaba la mano por la frente, tornaba a escuchar: nada, silencio.
Veía, con esa fosforescencia de la pupila en las crisis nerviosas, como bultos que se movían en todas direcciones; y cuando dilatándolas las fijaba en un punto, nada, oscuridad, las sombras impenetrables.
-¡Bah! -exclamó, volviendo a recostar su hermosa cabeza sobre la almohada de raso azul del lecho-; ¿soy yo tan miedosa como esas pobres gentes, cuyo corazón palpita de terror bajo una armadura, al oír una conseja de aparecidos?
Y cerrando los ojos intentó dormir…; pero en vano había hecho un esfuerzo sobre sí misma. Pronto volvió a incorporarse más pálida, más inquieta, más aterrada. Ya no era una ilusión: las colgaduras de brocado de la puerta habían rozado al separarse, y unas pisadas lentas sonaban sobre la alfombra; el rumor de aquellas pisadas era sordo, casi imperceptible, pero continuado, y a su compás se oía crujir una cosa como madera o hueso. Y se acercaban, se acercaban, y se movió el reclinatorio que estaba a la orilla de su lecho. Beatriz lanzó un grito agudo, y arrebujándose en la ropa que la cubría, escondió la cabeza y contuvo el aliento.
El aire azotaba los vidrios del balcón; el agua de la fuente lejana caía y caía con un rumor eterno y monótono; los ladridos de los perros se dilataban en las ráfagas del aire, y las campanas de la ciudad de Soria, unas cerca, otras distantes, doblan tristemente por las ánimas de los difuntos.
Así pasó una hora, dos, la noche, un siglo, porque la noche aquella pareció eterna a Beatriz. Al fin despuntó la aurora: vuelta de su temor, entreabrió los ojos a los primeros rayos de la luz. Después de una noche de insomnio y de terrores, ¡es tan hermosa la luz clara y blanca del día! Separó las cortinas de seda del lecho, y ya se disponía a reírse de sus temores pasados, cuando de repente un sudor frío cubrió su cuerpo, sus ojos se desencajaron y una palidez mortal descoloró sus mejillas: sobre el reclinatorio había visto sangrienta y desgarrada la banda azul que perdiera en el monte, la banda azul que fue a buscar Alonso.
Cuando sus servidores llegaron despavoridos a noticiarle la muerte del primogénito de Alcudiel, que a la mañana había aparecido devorado por los lobos entre las malezas del Monte de las Ánimas, la encontraron inmóvil, crispada, asida con ambas manos a una de las columnas de ébano del lecho, desencajados los ojos, entreabierta la boca; blancos los labios, rígidos los miembros, muerta; ¡muerta de horror!

IV
Dicen que después de acaecido este suceso, un cazador extraviado que pasó la noche de difuntos sin poder salir del Monte de las Ánimas, y que al otro día, antes de morir, pudo contar lo que viera, refirió cosas horribles. Entre otras, asegura que vio a los esqueletos de los antiguos templarios y de los nobles de Soria enterrados en el atrio de la capilla levantarse al punto de la oración con un estrépito horrible, y, caballeros sobre osamentas de corceles, perseguir como a una fiera a una mujer hermosa, pálida y desmelenada, que con los pies desnudos y sangrientos, y arrojando gritos de horror, daba vueltas alrededor de la tumba de Alonso.

2.es.23. Canción del pirata: vuestras lecturas (1)

Publicaré algunas de las lecturas que me han parecido más interesantes, para que podáis compararlas y después comentarlas en clase. También os servirán para mejorar vuestra propia lectura.
Nos queda un segundo intento de lectura colectiva, y tiene que salir mejor. Por ejemplo, todos tienen que saberse su estrofa 😦

1.es.16 Escribir deprisa, leer deprisa, vivir deprisa

Hemos comprobado en clase que una parte de los errores ortográficos se deben a que escribimos demasiado deprisa. A lo mejor también los problemas de lectura tienen que ver con lo mismo: leemos como si tuviésemos prisa. ¿Puede ser que vivamos con prisas?

Explica en los comentarios de este mismo post o apunte la opinión que hayas recogido de tus abuelos o personas mayores sobre estas dos cuestiones:
1. ¿Antes se vivía con más o menos prisas que ahora?
2. ¿Antes se vivía con más o menos estrés que ahora?

Fecha límite: martes día 16

Arxivat a castellano. Etiquetes: , . 32 Comments »

1.ca.2 REVISTA

Bon dia, benvolguts alumnes. Després de visitar la biblioteca del nostre institut i la de l’Ajuntament, entre altres coses, heu après que, a més de llibres, també hi podeu anar a llegir premsa i revistes. Bé, doncs aquest cap de setmana, mentre vosaltres estàveu estudiant i fent deures, el professor s’ha gratat la panxa i ha llegit alguna revista. D’aquesta lectura he seleccionat dotze frases o idees que heu de meditar i, en haver-ho fet, contestar en el quadern les preguntes que hi ha al final d’aquest post. [Com podríem evitar el barbarisme de “post”?]
Ara llegiu amb atenció els fragments:

A) La culpa és nostra, dels pares, per no poder gaudir de temps suficient per estar amb els nostres fills.
B) Aquests són els meus ideals; si no li agraden, en tenc d’altres.
C) M’estic avorrint. Preparam qualque estafa?
D) Des de fa 30 anys l’escola té dos nous problemes. El primer, la massificació.
E) Els mòbils poden donar-nos temps i ajudar a persones desconegudes. La TV pot salvar vides, i la ràdio, millorar l’economia d´un país.
F) Els joves no poden viure sense internet. El llibre de text de tota la vida , té els dies comptats.
G) Els nins tenen criteri propi a l’hora de vestir-se i, de cada vegada més, imiten les tendències dels adults.
H) Totes les famílies felices s’assemblen. Les desgraciades, ho són cadascuna a la seva manera.
I) Quan estam enamorats, la paraula “eternitat” ja no ens fa por.
J) El meló té gust a fresca i neta sortida de sol. La colflori és un cervell vegetal que ens menjam. L’olivera és el mirall de l’alba. Va menjar tant d’arròs, que va aprendre a xerrar xinès.
K) La filla d’un amic meu estava fent un treball de l’escola perquè havia tret un 9’5 i volia arribar a 10.
L) Menja, resa, estima.

Ara que has llegit i entès tots els fragments escollits, pots fer les següents activitats en el quadern, que s’han d’entregar el divendres dia 1 d’octubre.

1) Selecciona el fragment que t’hagi donat una idea més innovadora per a tu, que te digui una cosa que no havies pensat mai, completament nova. Basta que contestis posant la lletra majúscula del fragment.
2) Selecciona ara el fragment que creguis que diu la cosa més important, més seriosa, una idea fonamental.
3) Amb quin fragment t’identifiques més tu? És a dir, quina de les frases diries tu amb més convicció?
4) Un dels fragments és un acudit del dibuixant Jordi Labanda. Un altre és una frase de l’humorista Groucho Marx, i un tercer és una frase d’un anunci publicitari. Els sabries identificar? Si no ho saps fer, explica per què creus que te resulta impossible saber quina és la frase humorística o l’anunci.
5) Hi ha una antiga cançó que diu que, per a ser feliços, hem de tenir: salut, diners i amor. Quin fragment diu una cosa semblant, però amb altres paraules?
6) El fragment B és una ironia, explica-la breument.
7) Digues per què el fragment E sembla una exageració.
8) El fragment D té un error. Quin?
9) El fragment J inclou “gregueries” de l’escriptor Ramón Gómez de la Serna. Comenta les metàfores que hi apareixen. Intenta inventar tu una “gregueria”.
10) Has de classificar tots els fragments anteriors en tres grans temes: “escola i família”, “idees” i “paraules”. Per exemple, el fragment A serà del grup “escola i família”, i el fragment I serà del grup “paraules”. Classifica’ls tots.
11) Els fragments que has llegit s’han tret d’una revista que inclou apartats de notícies, entrevistes, música, concursos, turisme, bellesa, moda, decoració, automobilisme, TV i cine, gastronomia. Ara has de llegir una revista i escriure un fragment que t’hagi cridat l’atenció.
12) Com veis, podem aprendre coses interessants de tot. També d’una revista. Aquesta té 88 planes i només hem treballat dotze frases. N’hi ha moltes més d’interessants. Per exemple, la següent: “Julia Roberts és una actriu que, tal vegada no sigui feliç (com el 99% dels humans), però està molt a prop de ser-ho”. Escriu-ne un breu comentari.

13) Torna escriure el fragment A, però de tal manera que el subjecte siguin els fills.

14) Torna escriure el fragment L, afegint-hi una sola paraula més.

15) Destria quines d’aquestes frases són “gregueries” de Gómez de la Serna i quines no:

-Una llauna de sardines buida en treu la llengua.

-Una capsa de ardines buida s’ha de reciclar en el contenidor groc.

-La lletra “T” és el martell de l’alfabet.

-La lletra “T” representa una consonant dental.